Sin título-1

¿Cuándo se comienza a hablar del Rito Francés?

 

La expresión “Rito Francés” aparece citada como tal sólo a principios del siglo XIX y sencillamente porque hasta entonces, los masones franceses conocían una sola y única Masonería, aquella que desde siempre habían practicado en sus Logias.

Pero entonces: ¿qué acontecimientos históricos llevaron a aquellos Francmasones a la necesidad de definir la Masonería que practicaban como Rito Francés?

Pues sencillamente porque en aquella coyuntura histórica, estaba produciéndose una eclosión de nuevos ritos en el universo masónico, como por ejemplo el Rito Escocés Rectificado (gestado en Francia entre 1774 y 1782) o el R∴E∴A∴A∴ fundado en Charleston (Estados Unidos) en 1801 y que llegará a Francia en 1804 y no arraigará en Escocia hasta el 1846.

Ante tal proliferación de nuevos ritos, los masones franceses que venían practicando desde siempre la “Masonería de toda la vida” se vieron obligados a identificarla como Rito Francés Moderno para diferenciarla así de las nuevas variedades ritualísticas que, en aquel momento histórico, se estaban expandiendo en la práctica ritual de las Logias.

En 1773 se funda el Gran Oriente de Francia y con la creación de la nueva Obediencia, se inicia un proceso de unificación y coherencia ritualística que será decisiva como factor de cohesión del trabajo de las Logias que trabajaban bajo sus auspicios.

Para llevar a cabo esta ingente tarea, se formarán comisiones de trabajo que llevaran a cabo su misión codificadora a lo largo de 13 años de rigurosos trabajos.

En 1786, culmina la primera acción de síntesis liderada por el Hermano Roëttiers de Montaleau, que dirigió el Gran Oriente de Francia entre 1795 y 1804.

El resultado final de este enorme trabajo de codificación, fue difundido e impreso en 1801 bajo el nombre de “Régulateur du Maçon”, documento que recogía y unificaba las tradiciones simbólicas, éticas y ritualísticas anteriores, proporcionando a las Logias del Gran Oriente de Francia una eficaz herramienta para llevar a cabo sus trabajos conforme a la tradición emanada de las Constituciones de Anderson y de la praxis masónica de los primeros francmasones especulativos.

 

 

 La expresión “Rito Francés” aparece citada como tal sólo a principios del siglo XIX y sencillamente porque hasta entonces, los masones franceses conocían una sola y única Masonería, aquella que desde siempre habían practicado en sus Logias